22 de desembre 2006

PEQUEÑO GRAN EDITOR


Dentro del Máster: "La edición: oficio, arte y negocio", tuvo lugar, en Barcelona, una charla dirigida por Enrique Murillo donde cuatro editores "independientes" ponían en común sus respectivas percepciones acerca de sus mutuos menesteres.
Los protagonistas fueron: Josep Cots de la veterana 1984, Enrique Redel de la primorosa Funambulista, Valeria Bergalli de la exquisita minúscula y el editor de moda Luis Solano con la efervescente Libros del Asteroide.
Destaco varias cosas; en primer lugar, de qué manera les afecta la competencia de los grandes conglomerados editoriales y la paradoja resultante es que a mayores grupos, mayores resultan las cantidades de hendeduras o resquicios donde pueden ubicarse las pequeñas editoriales más o menos especializadas en un determinado perfil de lector. Dejadme poner un ejemplo: Imaginemos al mercado como un enorme recipiente y a las editoriales como pelotas de golf. Llenemos ese recipiente por completo de manera que no haya más espacio libre. Imaginemos ahora que muchas editoriales se fusionan y se convierten en balones de fútbol. Ese mismo recipiente lleno de balones ofrecerá nuevos huecos donde las pelotas de golf se moverán con una mayor holgura.
Se habló de estrategias. La táctica de los cuatro pasaba por elaborar, de manera rigurosa, un catálogo con afán de perdurar, es decir, compuesto por una mayoría de títulos que se mantengan vivos durante largo tiempo. También la habilidad de encontrar un núcleo de lectores y conseguir fidelizarlo a base de mimar la edición del libro consiguiendo, no sólo, textos sólidos y traducciones precisas sino siendo capaces de crear objetos bellos 'per se'.
Para unos el libro era un producto más compitiendo en un entorno mercantil, para otros el libro trascendía esa visión y preponderaba su papel como icono cultural.
Importantísima, o mejor aún, ¡vital! la visibilidad en un mercado congestionado. Esto se consigue, básicamente, por medio de tres caminos:

-Complicidad con los medios (diarios, revistas, suplementos, radio, internet, ...)
-Complicidad con los libreros (librerías con un alto poder de prescripción).
-Complicidad con tu distribuidor (fundamental que el intermediario logre una empatía con el editor y el librero).

Para finalizar, un breve vistazo a los posibles nubarrones que podrían ensombrecer su modelo de negocio. Uno de ellos sería el deterioro de la red de grandes y medianas librerías independientes (excelente en Cataluña). Por otro lado la presión en los márgenes de compra por parte de las grandes cadenas y el peligro más importante sería la abolición del precio fijo del libro con resultados nefastos para la red de librerías y para el mantenimiento de un fondo de catálogo.

4 comentaris:

José Sans ha dit...

Hola Llegidor:
En el suplemento Exit del Periodico de estas dos última semanas aparecen sendos artículos sobre el tema de las pequeñas editoriales.
Por desgracia da el dato de que este año aparecieron bastantes pero la mortandad fue escandalosa.
Creo que estas pequeñas editoriales está haciendo un gran servicio al mundo del libro.
Amic, et desitjo unes molt bones festes i que l'any que ve poguem llegir més i millor.
Records
José

El llegidor pecador ha dit...

Gràcies josé. Jo tambè ho crec.

El llibreter ha dit...

Estic convençut que bona part de l'èxit de Libros del Asteroide ve del fet que han trobar uns distribuïdors que respecten l'editorial. Fa un parell d'anys vaig felicitar els de Sexto Piso per haver triat aquests mateixos distribuïdors: de moment treballen amb poques editorials, entre les quals hi ha una que publica sobretot best-sellers, la qual cosa garanteix un bon tracte i, alhora, presència a tot arreu.

I és que els problemes que pateixen moltes editorials petites és que trien distribuïdors que treballen amb moltes editorials i que tracten els nouvinguts amb condescedència i sense l'atenció que reben altres segells més rendibles.

Salutacions cordials.

El llegidor pecador ha dit...

D´acord amb això que dius, llibreter. La complicitat editor-distrïbuidor-llibreter és fonamental pel progrés de la petita editorial.