16 de gener 2007

DECÁLOGO PARA PUBLICAR............................... o el neófito desesperado

.........................................
1. Establecer contactos con editores. ¿Dónde? Buscadlos en presentaciones de libros; los jueves por la tarde tienen lugar bastantes. Presentaros como grandes apasionados del escritor de turno y con vehemencia y enormes dosis de locuacidad interesaros por los próximos títulos de la editorial. Ofrecerle vuestra tarjeta, así el editor se verá obligado a daros la suya. Mucho mejor contactar con un director literario pero sólo se dejan ver en los actos de primeros espadas.


2. Establecer contactos con periodistas culturales. Aquí la cosa se complica un poco y es que algunos cronistas no aparecen por el susodicho acto, aunque luego firmen el suelto. Pero con un poco de paciencia podemos localizarlos y utilizar la estrategia del punto primero.


3. Establecer contactos con libreros armados con fuerte poder de prescripción. No hay muchos. Frecuentar su librería un par de veces por semana, hacer encargos con alguna asiduidad, dejaos aconsejar y convertiros en un buen cliente.


4. No estaría de más caerle bien a algún crítico literario; aunque tal y como está el patio no sé yo si es mejor tenerlos cabreados. Aunque tu primera novela guste mucho, se venda masivamente, rompa records de traducciones y la escritura sea más que decente lo más probable es que no te hagan mucho caso. No te preocupes; porque cuando publiques la segunda, el sentimiento de culpa los conducirá a la más irracional de las exhuberancias para alabar tu literatura. Si no me crees pregúntale a un tal Sánchez Piñol.


5. Escribir algo.


6. Hostigar sin tregua al editor para la publicación.


7. Incordiar sin piedad al periodista para la reseña.


8. Instigar subrepticiamente al librero para que la recomiende.


9. Desaprobar con firmeza a los críticos si la censuran y si no, también.


10. Sé constante amigo mío.

6 comentaris:

Arare ha dit...

No soy capaz. Creo que nunca me publicarán nada más que mi columnita provinciana... estoy segura. No sirvo para este tipo de lucha.

quina llàstima!
arggg

Anònim ha dit...

La de "escribir algo" es la mejor, pero no siempre la más practicada...

marta ha dit...

Boníssim el post. He rigut molt. Esforçar-se en escriure alguna cosa refotudament bona és el repte veritable. Llàstima que entre això, guanyar-se la vida i la família no quedi temps per a publicar!!! Ningú no ha dit que la vida sigui fàcil jejeje

Fallarás ha dit...

La coda:
Sentarse y pensar: ¿quiero pasarme el resto de mis días trabajando en algo que no me interesa para poder dedicar todo mi tiempo libre a escribir algo que sí me interesa pero me mata de hambre?

El llegidor pecador ha dit...

A veure... Arare: Es publiquen coses bones, dolentes i regulars. Segurament vós ho feu bé o dolent o regular. Doncs vés provant.

Fallarás: Por supuesto que sí.

Júlia ha dit...

La lucha por la fama es muy dura, hay que tomársela con humor.

Esforçar-se per escriure alguna cosa està molt bé, per escriure alguna cosa 'bona' ja és més pelut, car, qui pot assegurar que allò és bo??????

Fallarás, hay que procurar que 'lo otro' también nos interese un poco, a veces el amor viene con el roce, una cosa es una ocupació y la otra una afición, muchos escritores también dedican tiempo a tertulias y otros modus vivendi.

Hay que tener fe y esperanza o, al menos, pasarlo bien y no sufrir, que son cuatro días. Siempre se puede publicar en el blog, jejeje.